Dos trucos para saber si ha leído tu WhatsApp (aunque tenga desactivado el check azul)

¿Lo habrá leído? Puedes pasarte horas, incluso días, dándole vueltas a por qué leches ni siquiera abre tu conversación. Si ha visto tu mensaje y no lo quiere leer o si lo ha leído y no te contesta y volverte loco/a de remate. Porque joder, es de esos que no tiene activado el doble ckeck azul y no puedes saber si te está ignorando premeditadamente y puedes empezar a odiarle ya. A él/ella y a los desarrolladores de WhatsApp. ¿A cuál de ellos se le ocurriría programar esta herramienta que te dice en toda tu cara 'eres un pringado, no te quieren contestar. Déjalo'? Aunque para todo hay una salida, y estos son los dos trucos –un tanto obsesivos, piensa primero si quieres ser ese tipo de persona– para adivinar si, efectivamente, el otro está pasando de ti.


Envía una nota de voz

Porque es imposible desactivar el aviso azul para ellas. WhatsApp no lo permite, así que bastará con enviar una breve nota de voz para saber si los mensajes anteriores han sido revisados. Vas a jugar con su cabeza, porque es imposible resistirse a un audio: no te da ni una pista de qué te quieren decir ni si el otro está mosqueado o te está pidiendo dinero. Por eso, si te cansas de sentirte abandonado, audio.


Escribe en un grupo común

Sucede algo parecido que con los audios, pero no es necesario que envíes un mensaje de voz. Será suficiente con cualquier frase y con comprobar más tarde quiénes las han leído, porque en ese listado también figurará aquel que tiene desactivado el doble check. Pulsando el icono de info –o deslizando el mensaje hacia la izquierda en los i-Phonesabrás si ese ser misterioso ha revisado sus chats después de haberle escrito tú en vuestra conversación privada. O sea, que no quiere abrir el tuyo pero sí los demás. El por qué, no te lo podemos asegurar al 100%.

Ahora, por fin, podrás dejar de 'vivir' en vuestra conversación y esperar, de forma agónica, hasta que esté 'en línea'. Pero eso servirá para hacerle caer en la trama, en el primer caso, o para únicamente darte una pista, en el segundo. En definitiva: seguirás odiándole por no contestarte.