La revista Time nombra 'Persona del año' a las mujeres que han ayudado a visibilizar el acoso sexual

Probablemente, tú también escribiste un #metoo (#amítambién) en alguna de tus redes sociales o, por miedo, solo lo escribiste en tu mente. Este año se ha vivido una revolución social a nivel internacional, un grito que habla del acoso sexual que tantas mujeres han tenido que sufrir, y siguen sufriendo, en silencio y comidas por la culpa o el miedo a perder su trabajo.

Pero todo eso está cambiando gracias a mujeres valientes que, en 2017, decidieron hablar y pedir a todas las que hubieran vivido un episodio así que también alzaran la voz. Todas ellas han sido nombradas 'Persona del año' por la prestigiosa revista Time, una elección que ha colocado en su portada a seis de las primeras mujeres que abrieron esa puerta que llevaba tantos años cerrada a cal y canto.

AFP or licensors

La actriz Ashley Judd, una de las primeras en denunciar los abusos del poderoso productor de Hollywood Harvey Weinstein, la cantante Tylor Swift, que denunció verbal y legalmente al locutor de radio David Mueller por manosearla en una entrevista en 2013. También la ingeniera y ex empleada de Uber, Susan Fowler, que puso sobre la mesa las insinuaciones sexuales del director de la compañía a ella y a otras tantas compañeras, la lobista Adama Iwu, representante de 147 mujeres que trabajan en política en California y que contaron que todas habían sufrido acoso sexual por parte de jefes y compañeros durante años.

Además, entre las protagonistas de esta histórica portada se encuentra Isabel Pascual, el pseudónimo que utiliza esta mexicana que trabaja recogiendo fresas en Estados Unidos que denunció a finales de año que ella y sus compañeras de trabajo sufrían acoso sexual y que, además, la habían amenazado con hacerle daño a ella y a sus hijos si lo contaba.

El productor de Hollywood Harvey Weinstein ha sido denunciado por más de 70 mujeres por distintos abusos sexuales. Entre ellos, la violación.

Junto a todos estos rostros escogidos como símbolos de una enorme barrera derribada y apodadas 'The Silence Breakers'  (en castellano, 'Las -o los- que rompieron el silencio'), se puede ver el brazo de una mujer que no muestra su identidad, pero sí su historia. Se trata de una trabajadora de un hospital de Texas que decidió revelar su historia de forma anónima para proteger la privacidad de su familia. Y ese es, precisamente, el objetivo de su brazo en la portada: representar a todas las mujeres que desearían hablar, pero que siguen sin poder hacerlo.

Todas ellas, junto a otras caras muy conocidas del cine, como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow o Uma Thurman, pero también de la música, la política, el periodismo y otras tantas industrias, ayudaron a miles de mujeres  a perder el miedo contra sus acosadores y un sistema machista que las culpabilizaba y las obligaba a temer por sus trabajos e, incluso, por sus vidas. Todas ellas dieron un paso adelante para terminar con una injusticia silenciada que sigue afectando a muchísimas personas –en su mayoría mujeres– en todas partes del mundo.