La preciosa reacción de una niña que cree haber encontrado a la princesa de su cuento

La inocencia de los niños es la mejor de sus cualidades. No existen los problemas ni los prejuicios, en su cabeza todo es sencillo y posible. La vida es un descubrimiento constante, una aventura aparentemente eterna. Cualquier luz, cualquier objeto, cualquier imagen. Todo es ilusionante, atractivo, novedoso. Y ese es el argumento de esta anécdota, la protagonizada por una pequeña de dos años en la calles de Ballard, un barrio de la ciudad americana de Seattle. Paseaba despreocupada con su cuento favorito en la mano cuando algo llamó a su atención. ¿Cómo era posible? La princesa de la historia había cobrado vida y estaba allí, a su lado, con su estela dorada y su polvo de hadas, esperando para besarla y regalarle un momento mágico. 

Obviamente, se trataba de una curiosa casualidad. Shandace y Scott, una pareja de recién casados, estaba preparando su álbum de fotos con una fotógrafa profesional, y habían recuperado sus vestidos de boda para la ocasión. Ella había vuelto a ponerse su largo traje, inmaculado, con velo y pedrerías. Como el de una auténtica princesa. Y eso fue lo que llamó la atención de la pequeña, que tiró de su madre para detenerse en seco y correr a besarla.

La pequeña no ha leído todavía el libro. Se trata de una novela de Wilkie Collins, La dama de blancouna novela de misterio del siglo XIX. Pero eso a ella no le importa. Ella está enamorada de la imagen de la portada, en la que aparece una joven con un largo vestido, y pasea el libro bajo su brazo allá donde va, según contaba su madre a BuzzFeed. Por eso quedó tan ensimismada cuando se topó, de repente, con Shandace, que tampoco se resistió a compartir la ilusión de la niña. 

La fotógrafa decidió inmortalizar el momento e incluirlo en el álbum, retratando la curiosa escena y congelando la mirada brillante, ilusionada y tierna de la pequeña, que pensó estar viviendo un sueño. "Para ella, su esposa siempre será la princesa de Ballard", confesaba la madre al novio, que ha compartido ahora las imágenes.