Los Océanos Del Mundo Tendrán En 2050 Más Plástico Que Peces

En caso de que necesites más pruebas de que la humanidad está haciendo un trabajo notable en lo que se refiere a la destrucción del planeta, considerad esto: Si seguimos este camino, los océanos del mundo pronto serán el hogar de más plástico que peces.

Los envases acaban en el mar

La producción de plástico ha aumentado diez veces desde 1964, y se espera que vuelva a duplicarse en los próximos 20 años y casi cuadruplicarse para el año 2050. Un informe del Foro Económico Mundial y la Fundación Ellen MacArthur ha demostrado que el 32% de estos envases de plástico terminan en el ecosistema natural, generalmente en el océano. Unas 8.000 toneladas cada año. Si estos números os están mareando, para que os hagáis una idea más clara, hablamos del equivalente a un camión de basura por minuto.

En la actualidad se estima que en el océano hay más de 150 millones de toneladas de plástico. Eso supone aproximadamente una tonelada de plástico por cada cinco toneladas de peces. En 2025 se supone que habrá ya una tonelada de plástico por cada tres de peces, y para 2050 la cantidad de plástico por peso habrá sobrepasado la de los peces. En otras palabras, en sólo 34 años, la basura en el océano será mayor que todos los peces en el mar.

Y es que aunque una bolsa de plástico desechada sin cuidado pueda descomponerse en el mar, especialmente en aguas más cálidas, el proceso libera sustancias químicas tóxicas que pueden ser digeridas por los peces, que terminan en la cadena alimentaria humana. Los artículos más grandes pueden además ser una amenaza para animales marinos como tortugas o focas, que se las tragan. El informe concluye que la industria del plástico está fallando integralmente a la hora de abordar estas cuestiones.

¿Es éste nuestro futuro?

A pesar de la creciente demanda, hoy en día, sólo el 14% de los envases de plástico se recoge para su reciclaje, según el Foro Económico Mundial. En comparación, la tasa global de reciclaje para papel, que es del 58%, mientras que la del hierro y el acero es de entre el 70% y el 90%.

La solución del problema no será fácil, sobre todo porque la industria está bajo presión para producir más para satisfacer la creciente demanda de los mercados emergentes. Pero si rediseñamos los materiales aprovechando el desarrollo de nuevas tecnologías, la investigación muestra que sería posible erradicar los residuos plásticos. El logro de tales cambios sistémicos requerirá mayor colaboración de los políticos, las compañías de bienes de consumo, los fabricantes de plástico, y las empresas que participan en la recogida y el reciclaje.