Donald Trump vuelve a liarla con su último tuit sobre el calentamiento global

A pesar de las advertencias y consejos sobre el uso de las redes sociales que Barack Obama hacía justo ayer, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ha vuelto a liarla en Twitter. Algo que tiene por costumbre hacer y que, en este caso, podría parecer incluso una reacción a la indirecta de su predecesor. Su última metedura de pata retoma el tema del cambio climático, una fenómeno que el republicano ha negado en numerosas ocasiones y del que llegó a decir incluso que era un invento de China.

"En la Costa Este, podría ser la noche de Fin de Año más fría jamás registrada. Quizás podríamos utilizar un poco de ese viejo calentamiento global por el que nuestro país, pero no otros, iba a pagar billones de dólares para combatir. ¡Abríguense!", tuiteó ayer Trump. Con esta ‘broma’ o mejor dicho ironía, Trump hace referencia a la ola de frío ártico que azota a gran parte del noreste del país, dejando temperaturas de hasta -40º centígrados y que, según los meteorólogos, irá a peor durante el fin de semana.

Así, la relaciona con su decisión de salir del Acuerdo de París (El acuerdo de la ONU que establece medidas para reducir los gases que provocan el Efecto Invernadero) el pasado junio, siguiendo sus argumentos negacionistas. Con su tuit, que ya acumula más de 92.000 comentarios, Trump ha provocado de nuevo la polémica en su red social favorita. Muchos han considerado su comentario una falta de respeto hacia las personas que están sufriendo ese frío extremo y, además, lo han tachado de incoherente y estúpido.

"Esto demuestra que Trump no entiende nada sobre el calentamiento global. ¡Lee un libro, por el amor de Dios!", decía un usuario de Twitter, haciendo referencia a que ese llamamiento de Trump a "un poco de calentamiento global" no sería ni siquiera una ironía correcta, ya que ese término se confunde a menudo con el de 'cambio climático' (el primero hace referencia al aumento de la temperatura a nivel global y el segundo a los fenómenos atmosféricos locales). Un error que no se le ha perdonado a alguien de su posición.

Por si fuera poco y para añadir más escarnio a las declaraciones del actual residente en la Casa Blanca, resulta que Estados Unidos es el país, después de China, que emite más gases de efecto invernadero a la atmósfera y, desde junio, uno de los tres únicos países que no forman parte del Acuerdo de París (junto a Siria y Nicaragua). Una vez más, Trump vuelve a burlarse de uno de los asuntos que más preocupan a nivel internacional.