6 recetas fáciles para cocinarle a tu pareja y que piense que está saliendo con un crack de la cocina

Conquistar por el estómago. Eso lo decían nuestras abuelas, pero te aseguramos que hoy en día también va bien, solo que las cosas se han puesto un poco más crudas con tanto Masterchef, Todochef y Loqueseachef ahora no vale con que les hagas tu mítica pizza casera o tus fajitas con pollo, ahora quieren deconstrucciones y movidas de esas. Pero como todavía no te da el sueldo mileurista para llevarte a tu love al Celler de Can Roca, pues aquí te dejamos unas recetillas con las que quedarás como un/a chef sin que tengas que apelar a la cuenta esa en la que estás ahorrando para el máster de tus sueños. Así que ya sabes, coge tu sartén, sube el fuego a esos fogones y conecta con tu Joan Roca interior.

1.  Sopa de melón con zumo de naranja

Resultado de imagen de Sopa de melón con zumo de naranja

En estos días en que salir a la calle a según qué horas supone derretirse, una buena opción para el primer disparo es una sopa fría de frutas. Un plato trendy y refrescante a partes iguales. Para esta receta necesitaremos:

  • 1 melón: Escoge la variedad que más te guste, pero para mantenernos en un presupuesto aceptable lo suyo es optar por el melón amarillo o el de piel de sapo pequeño.
  • 2 tazas de zumo de naranja: Es decir, 4 naranjas exprimidas. Optemos por lo natural, que en este caso sale mejor de precio y de sabor.
  • 2 cucharadas de jugo de limón: Aprovecha que estabas exprimiendo naranjas y dale vida a ese limón.
  • 1/4 de cucharadita de canela en polvo.

Lo primero que has de hacer es pelar el melón. Quitarle toda la piel dura, limpiar la carne de semillas y cortarlo todo en cubos. Ahora toca usar esa batidora o licuadora de tengas por casa: mete en el recipiente los trozos de melón y media taza del zumo de naranja y dale alegría.

Tápalo –a no ser que quieras un Jackson Pollock frutal- y tritura hasta que quede un líquido bien suave. Viértelo en un tazón e incorpora el jugo de limón, la canela y el resto del zumo de naranja: remuévelo todo bien, tápalo y ponlo en la nevera a refrigerar durante una hora, por lo menos. En cuanto lo saques tendrás tu sopa foodie y sanísima lista para hacer las delicias de tus acalorados huéspedes.

Precio estimado: 2€ (melón) + 2€ (naranjas) + 0,30€ (limón) + 1,60 (canela molida) = 5,90€


2. Fideos tostados a la oriental con langostinos y suave de piquillo

Resultado de imagen de Fideos tostados a la oriental con langostinos y suave de piquillo

El anterior plato era sencillo, pero toca cambiar de tercio: pasta, la salida fácil para cocineros primerizos y pisos de estudiantes. Aprendamos una forma sofisticada de presentar este alimento sin dejarnos los cuartos por el camino. Vamos a necesitar:

  • 500 gr. de fideos: Más finitos o más gruesos, escoge los que más te gusten.
  • Salsa de soja: El toque oriental que no sabías que estabas deseando.
  • 1 ajo: Sin él, el alioli sería solo oli.
  • 4 pimientos del piquillo.
  • 2 huevos.
  • 100 ml. de aceite de oliva.
  • 150 ml. de aceite de girasol.
  • Limón y sal: Sí, como Julieta Venegas.

Mientras el agua para la pasta hierve, comenzaremos a preparar el suave de piquillo, un alioli preparado con estos pimientos. Lo primero es trabajar los ajos. Usaremos siete dientes de ajo, de los cuales blanquearemos tres y confitaremos otros tres.

Para el blanqueo, hemos de repetir la siguiente operación tres veces: pelar los dientes, ponerlos en un cazo, cubrirlos con agua fría, calentar hasta que comience a hervir y entonces quitar el agua. Tras esto, escaldamos los dientes de ajo en agua hirviendo durante unos dos minutos. Por su parte, los tres dientes de ajo que queremos confitar los pondremos a fuego muy lento en aceite de oliva hasta que queden en su punto.

Hecho esto, juntamos los siete dientes y los trituramos junto a unas gotitas de limón y algo de sal hasta que logramos una masa pastosa. En este punto, añadimos la yema del huevo y seguimos triturando. Cuando quede bien fino, introducimos los pimientos del piquillo y lo batimos todo. El último paso es añadir una mezcla de aceite de oliva y aceite de girasol, cosa que haremos dejándola caer poco a poco, en forma de hilo, para que emulsione.

A estas alturas, la cacerola en la que hemos puesto a hervir el agua ya debe de estar echando humo como una condenada: es momento de echar los fideos. La cocemos bien –un chef se preocupa por dejarla al dente- y, una vez esté lista, la pasamos a una sartén. Añadimos la salsa de soja y salteamos los fideos: el paso final será mezclar los fideos tostados con el suave de piquillo y poner a las papilas gustativas a dar saltos de alegría.

Precio estimado: 0,70€ (fideos) + 1,50€ (salsa de soja) + 1,20€ (pimientos del piquillo) + 1€ (ajos) + 2€ (huevos) + 1€ (aceite de girasol) + 2€ (aceite de oliva) + 0,30€ (limón) = 9,70€


3. Medallones de merluza confitados sobre cama de tomate natural y alioli gratinado

Resultado de imagen de merluza con tomate

A todos nos gusta descansar en un buen colchón, y el bacalao no es menos. Es un pez comodón, que gusta de disfrutar de una buena cama de tomate natural: ¿se lo regalamos? Vamos allá:

  • Medallones de merluza: Es lo más caro de este plato, pero por unos pocos euros los puedes conseguir congelados sin problema.
  • Aceite de oliva: Sumergiremos en él el pescado, así que seamos generosos.
  • 500 g de tomate: Eso son unos tres o cuatro tomates, aproximadamente.
  • 100 g de azúcar.
  • 1 limón.
  • Alioli: Puedes comprarlo ya hecho, en este caso, pero si quieres prepararlo desde cero, sigue el proceso de la receta anterior sin los pimientos.

Este plato consta de dos elaboraciones paralelas: el pescado y la confitura de tomate. Empecemos por lo segundo: el primer paso es pelar los tomates, quitarles las semillas y cortarlos en trocitos pequeños que juntaremos con el azúcar y ralladura de limón. Esta mezcla la colocamos en un cazo y la cocemos a fuego lento hasta que reduzca y obtengamos, así, la textura querida. Lo dejamos enfriar y ya lo tenemos.

Ahora, a confitar el bacalao. Para ello, sumergiremos los lomos de pescado en aceite de oliva y los cocinaremos a temperatura baja, controlando que no se caliente demasiado, hasta alcanzar su punto justo de cocción. Hecho esto, es cuestión de emplatar: primero pondremos la cama de tomate; después, los medallones confitados, y podemos coronarlo todo con alioli. Si tenemos un soplete, una breve aplicación gratinará el alioli, dándole al plato el toque definitivo.

Precio estimado: 4€ (merluza) + 2€ (aceite de oliva) + 1€ (alioli) + 1€ (tomate) + 0,70€ (azúcar) + 1€ (alioli) + 0,30€ (limón) = 10€


4. Pollo especiado al vino

Si al bacalao le gustaba dormir cómodo, al pollo lo que le gusta es el vino. No privemos al ave de corral de dormir con Baco ni a nuestros invitados de las delicias de juntar ambos ingredientes. Para esta receta, necesitaremos:

  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • 4 muslos de pollo.
  • 2 cebollas grandes.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 taza de vino tinto seco: Estamos hablando de recetas baratas pero resultonas, así que tiramos con un cartón de Don Simón.
  • 1 taza de caldo de pollo.
  • 1 lata de tomates enteros pelados.
  • Sal y pimienta.
  • Todo lo que tengas para sazonar: jengibre, semillas de comino, pimienta roja, laurel, canela...

En una sartén grande y profunda, calentamos dos cucharadas de aceite hasta que esté brillante. En este punto, añadimos el pollo, que previamente hemos sazonado con sal y pimienta. Cocinamos a fuego medio/alto hasta que se dore, unos tres minutos por cada lado, y lo retiramos.

Quitamos la grasa que haya quedado en la sartén y añadimos la cucharada de aceite restante. Añadimos la cebolla, cortada en rodajas finas, y la cocinamos unos cinco minutos a fuego medio/alto hasta que quede suave. Toca lanzar dentro el ajo y todas las hierbas o especies que tengamos a mano –jengibre, canela, pimienta roja, hojas de laurel...- y revolvemos hasta que el ajo quede dorado.

A la mezcla añadimos primero el vino –y lo dejamos cocinar a fuego lento unos cinco minutos- y después el caldo y los tomates. Fuego lento durante 10 minutos y tendremos lista la salsa: hora de añadir el pollo cocinado previamente a la ecuación. Con todo junto, cocinamos a fuego lento y con paciencia hasta que el pollo esté bien cocido y la salsa quede espesa.

Precio estimado: 2€ (pollo) + 2€ (aceite de oliva) + 0,90€ (cebollas) + 1€ (ajo) + 1,10€ (vino tinto) + 0,90€ (caldo de pollo) + 0,50 (lata de tomate) + 0,20€ (sal) + 0,80 (pimienta) = 9,40€ + todo aquello que quieras dejarte en especias


5. Apple crumble

La manzana se puede comer de muchas maneras, pero una de las más originales, por los contrastes que presentan sus texturas en boca, es en la forma de Apple Crumble, una tarta inglesa crujiente que podemos emular con una inversión pequeña:

  • 4 manzanas: Ya sabes, “an apple a day keeps the doctor away”.
  • 1 cucharadita de canela.
  • Zumo de limón.
  • 100 gr. de azúcar moreno.
  • 100 gr. de harina.
  • 50 gr. de mantequilla.

Empecemos desde la base: toca pelar todas las manzanas que vayamos a utilizar, quitar el corazón y cortarlas en dados pequeños, que iremos colocando en un cazo con un chorrito de limón para evitar que se oxiden. Cuando toda la manzana esté en su sitio, encendemos el fuego, y cocemos la fruta a temperatura media mientras espolvoreamos la canela y el azúcar.

Mientras, en otro recipiente vamos preparando el crumble, el crujiente. Echamos la mantequilla reblandecida en un bol junto al azúcar y la harina y amasamos la mezcla con las manos hasta formar una masa. Cuando la manzana esté lista, la volcamos en el recipiente que vayamos a meter en el horno y colocamos encima la masa que hemos preparado para el crumble. Precalentamos el horno a 180º y metemos la bandeja durante 30 minutos. Al sacarlo, lo dejamos enfriar un poco antes de lanzarnos encima, claro.

Precio estimado: 1,50€ (manzanas) + 0,60€ (canela) + 0,30€ (limón) + 1,50€ (azúcar moreno) + 0,40€ (harina) + 1,20€ (mantequilla) = 5,50€


6. Helado de stracciatella con leche condensada

Aquí está: la bomba atómica que estabas esperando. El aluvión de calorías y delicioso frescor que tu cuerpo pide este verano: un giro gourmet para el helado de toda la vida. Para este postre, necesitaremos:

  • 185 gr. de leche condensada.
  • 150 gr. de chocolate negro picado: No hace falta buscar pijadas, con una tableta de chocolate negro hecha pedazos sirve.
  • 300 ml. de nata para montar.
  • 1 cucharada de extracto de vainilla: En su defecto, algo de batido de vainilla servirá.

La elaboración en este caso es bien sencilla: primero, mezclamos la nata con la leche condensada y el extracto de vainilla y batimos todo unos dos o tres minutos para que espese. Al resultado, le añadimos el chocolate picado y lo mezclamos bien con una cuchara, saboreando el momento. El último paso: poner la mezcla en un recipiente y al congelador, a contar los minutos para que el helado tenga la textura perfecta.

Precio estimado: 1,10€ (leche condensada) + 0,80€ (chocolate negro) + 1,15€ (nata para montar) + 1,20€ (vainilla) = 4,25€

Y hasta aquí podemos leer: hemos estado un buen rato explorando posibilidades juntos, pero ahora es tu turno. Ponte ese delantal ya verás que con un poco de amor, todas estas recetas te.