Herramientas para que aprendas a controlar los celos antes de que te vuelvan Lloco

Popularmente se dice que los celos son clave en una relación y que, sin ellos, no hay amor. Esta concepción tan arcaica del amor es capaz son capaces de crear las relaciones más tóxicas del universo y, sobre todo, de romper todos los sentimientos bonitos y maravillosos que pueden existir entre las personas. Y es que, a veces, los celos nos juegan una mala pasada y vemos fantasmas donde no los hay. Empezamos a obsesionarnos con posibles amantes, cotilleamos el móvil de nuestra pareja a escondidas o creamos grandes discusiones para saber si realmente hay una infidelidad o no.

Eso genera una brecha en la relación que cuesta de sanar y abre las puertas al distanciamiento, la desconfianza, la rabia y el desamor. Ahora que venga alguien y me diga que los celos son sanos. Aunque también es cierto que, en ocasiones, controlar un ataque de celos es complicado y no disponemos de las herramientas necesarias para hacerlo.

Analiza la situación

Para aclarar estos conceptos, recurrimos a Cristina Callao, sexóloga y terapeuta de pareja, quien nos aconseja sobre este tema tan delicado. Según Cristina, "este sentimiento aparece como consecuencia de malas interpretaciones o de situaciones ambiguas. En vez de parar a pensar en otras posibles explicaciones, la persona con predisposición a ser celosa se permite que las emociones inunden su razón. Por este motivo, es muy importante tomarse un momento para analizar tanto las impresiones como los pensamientos que atraviesan la mente en estos momentos".

Es muy importante entender que cada persona tiene su idea de lo que significa el amor y el estar enamorado. A menudo, están tan arraigadas que nos dificultan nuestra relación. Cristina nombra algunas de estas creencias como:

  • El otro debe amarme mucho y en todo momento mientras yo quiera que sea así
  • Seré infeliz toda mi vida porque no puedo ser feliz sin esta relación.
  • Tengo que estar absolutamente seguro/a en todo momento de que el otro me ama.
  • Si el otro me engaña los demás se reirán de mí.
  • Si el otro me engaña, pensarán que soy un idiota y no podré soportarlo

Deja de compararte con los demás

"Como humanos en sociedad tendemos a la comparación con los otros y a la competencia. Sin embargo, en el terreno del amor esto no nos va a llevar a ninguna parte. No es nada sano y constructivo comparar nuestro físico o aptitudes con las de otro. Tenemos que aceptar que si nuestra pareja nos ha escogido es porque le gustamos. Y, por ello, será útil potenciar nuestros puntos fuertes y desarrollarnos como personas, comparándonos exclusivamente con nosotros mismos.

Si nos sentimos orgullosos de nosotros y de nuestra vida, la comparación con los otros disminuye. Y cuando la competencia no existe, se es menos vulnerable a sentir celos", afirma Cristina. Tenemos que tener presente que no hay nadie mejor ni peor, simplemente somos personas diferentes y no podemos compararnos con los demás. Eso, nos crea inseguridades o dicho de otra forma: los celos.

Debemos plantearnos para qué sirve este sentimiento y qué ganamos con ello. En muchas ocasiones, veremos que perdemos más de lo que en realidad creemos que nos ofrece. "Los pensamientos y preocupaciones que surgen cuando estamos celosos, normalmente no tienen ninguna ventaja y no nos facilitan poder resolver la situación de la manera adecuada o tomar decisiones", asegura nuestra sexóloga. El trabajo recae en plantearse su utilidad y reflexionar sobre ese momento.

¿Tienes dependencia emocional?

Por otro lado, puede que la raíz de esos celos sea la dependencia emocional. ¿Cómo saber si eres dependiente? Por ejemplo, cuando buscas la aprobación de la pareja para que nuestra autoestima se mantenga alta. Según la especialista, "si basamos gran parte de nuestro estado emocional en la relación, cualquier posibilidad de perderla va a resultar una amenaza muy profunda. Y trataremos de impedirlo, en este caso, de la manera más emocional y llamativa posible. Cuantos más recursos personales tengamos, más independientes seamos y más apoyo de otras personas, menos miedo tendremos a enfrentarnos con la soledad".

Reconoce la libertad del otro

"Es importante respetar y entender la libertad e independencia de cada uno de los miembros por separado. Reconocer que éste tiene otros pensamientos y necesidades, que pueden diferir de los nuestros. Cuando uno de los integrantes de la pareja se cree propietario de los sentimientos de él o de ella, el equilibrio se rompe y aparecen los celos", concluye Cristina.

Los celos están presentes en muchas parejas y en diferentes modalidades (monogamia, poliamor, swingers, etc). Es un sentimiento que nace de las inseguridades y que puede llegar a ser cegador. Pero con estas herramientas y, sobre todo, con voluntad, se consigue una relación sana y equilibrada, lejos de toxicidad como los celos.