Por qué deberías probar el sexo anal si eres un hombre heterosexual

Bienvenido al artículo que cambiará tu vida. Tantas veces has pensado que el sexo anal es únicamente para realizárselo a tu pareja femenina y ni tan siquiera te has planteado que tu verdadero placer se encuentra en esa zona tan 'prohibida'. "Solo es un agujero de salida", dices a tus amigos, mientras te tomas unas cervezas y os reís de lo ¿homosexual? que suena eso. Como si ser homosexual fuese un insulto. Piensa en la calidad de tu discurso, en todo lo que esconde detrás y, una vez te hayas desecho de todos tus prejuicios y tonterías, podrás continuar leyendo el artículo. Porque en tu zona anal se esconde uno de los puntos de placer más alucinantes para el hombre. Algo que se ha comparado con el punto G femenino: el punto P.

La principal barrera: tus prejuicios

Hemos contactado con Cristina Callao, sexóloga y terapeuta de parejas, para que nos explique cómo es el sexo anal masculino y cómo podemos ofrecer y proporcionar el máximo placer. Aunque, lo primero que nos dice es lo difícil que resulta a los hombres (mayoritariamente heterosexuales) deshacerse de ciertas ideas que tienen impuestas en la cabeza. "Un mito relacionado con el sexo anal es que está directamente relacionado con la homosexualidad. Esto es completamente falso, muchos hombres heterosexuales disfrutan de la estimulación anal, como también lo hacen muchas mujeres", asegura Cristina.

Cada día hay más hombres que salen de su papel de 'macho alfa' y se plantean su sexualidad. De ahí, que cada vez hayan más hombres heteroflexibles abiertos a tener relaciones sexuales con otros hombres. Pero esto no hace que el sexo anal masculino esté directamente relacionado con esta realidad. Es simplemente un conocimiento del cuerpo del hombre mucho más profundo, llegando a explotar el placer de una forma única. Y sobre todo, es olvidarse de etiquetas y dejarse llevar por el placer.

Cómo masturbar la zona anal masculina

Según Cristina, "hay que tener en cuenta que la persona que recibe (y también la que proporciona) esté muy excitada. Debemos dar rienda suelta a los mal llamados preliminares". Buenas dosis de besos, caricias y erotismo será imprescindible para relajar el cuerpo y dilatar ciertas zonas.

"Las formas de masturbación anal van desde la estimulación de la entrada del ano, que ya resulta satisfactorio, pasando por la inserción de uno o más dedos o de algún tipo de juguete sexual, la inserción de toda la mano también llamado fisting, la penetración o el sexo oral, también llamado beso negro". Cada uno encuentra la práctica que más le gusta y satisface, pero debemos tener en cuenta que para llegar al punto P debemos penetrar con algún dedo o juguete erótico. "En los hombres, la masturbación anal puede ser muy placentera porque podemos llegar a tocar la próstata que contiene muchas terminaciones nerviosas y producir sensaciones muy excitantes en el hombre", asegura Cristina.

"En el sexo anal, tanto en hombres como en mujeres, es necesario tener en cuenta que el ano y el recto no lubrican de forma natural. Por lo tanto, es necesario el uso de lubricantes, tanto si masturbamos la zona utilizando juguetes eróticos, los dedos o el pene. El uso de lubricantes es imprescindible en la práctica del sexo anal y no vale con la saliva, pues se absorbe rápidamente por la piel. Al ser un músculo muy potente, tenemos que minimizar riesgos de desgarros y/o heridas", insiste Cristina. Pero, ¿qué lubricante escoger? "Los recomendados y compatibles con juguetería erótica y preservativos son los de base acuosa. Aunque estos se absorban rápidamente y hay que ir añadiendo de manera frecuente".

Los juguetes eróticos son bienvenidos

"Ante todo, hay que evitar la introducción de artículos u objetos no diseñados para la practica erótica anal. Debemos recalcar que el ano no tiene 'tope' y al ser un músculo, aquello que nos introduzcamos tendrá tendencia a irse para arriba y por tanto 'perderse' en el interior de nuestro cuerpo", advierte Cristina. Cierto, ¿cuántas veces has visto en documentales o en artículos por internet personas que se han introducido desde cochecitos hasta botellas de vidrio que han acabado rompiéndose y cortando la zona del recto? Exacto, utilizar objetos de vidrio que no estén preparados para la práctica sexual es un grave error, ya que el recto es un músculo muy fuerte y los romperá con mucha facilidad. Y en ese caso, ya puedes llamar a la ambulancia.

Por lo tanto, vamos a centrarnos en juguetes eróticos diseñados para la práctica anal. "Los plug anales son una buena opción, pues al tener forma de cono, es decir, la punta es más pequeña y la base más ancha; podemos ir dilantando el ano de forma progresiva, siempre con mucho cuidado y lubricante", recomienda Cristina. "Similar al plug anal, tenemos las bolas tailandesas, que son un conjunto de bolas unidas también de más pequeñas a más grandes. Actualmente existen infinidad de dildos y vibradores diseñados para tal uso, con diferentes formas, colores y medidas. Y no nos olvidemos de los arneses, que sirven para que la mujer pueda penetrar a su pareja sexual como si tuviese pene para hacer realidad una de las fantasías eróticas de sumisión más recurrentes en los hombres".

Con todos estos consejos y, ante todo, olvidándote de ciertos prejuicios que aún hoy en día siguen teniendo fuerza en nuestra sociedad, podrás llegar a un placer increíble. Y no te lo digo yo, te lo dicen todos los hombres que lo han probado y han alucinado. Tal cual. ¿Qué pierdes por explorar tu propio cuerpo?