'Blue Balls' o por qué les duelen los testículos a los hombres cuando se quedan a medias

Estas con una chica que te encanta, os besáis, toqueteáis y notas como empieza a subir la temperatura (y otras cosas). De repente, tu amiguito empieza a hacer presión y parece que, de un momento a otro, la cremallera de tu pantalón reventará. Estás a punto de follarte a todo lo que se mueve, de meterla en cualquier agujero de la habitación. Pero, de repente, os cortan el rollo y se acaba la fiesta. Empieza un dolor de huevos intenso post-erección que no sabes muy bien porqué sucede, aunque te haya pasado toda la vida, y que no puedes aliviar aunque quieras. Y de ahí, nacen frases (machistas) como "Me ha dejado con un dolor de huevos que flipas". Y todos los hombres asienten. Pues bien, desde Código Nuevo queremos desvelar, de una vez por todas, porqué sucede eso y cómo lo puedes remediar. 

El fenómeno de las 'blue balls'

Como siempre, la respuesta la encontramos en la ciencia. En el 2000, los doctores Chalett y Nerenberg publicaron un estudio en la revista Pedriatics en relación al tópico de las 'blue balls', un término vulgar para describir este fenómeno. Narraban la historia de un joven de 14 años que asistió a urgencias porque tuvo un dolor testicular bilateral durante una hora y media. El dolor era agudo, punzante y constante, pero no presentaba otros síntomas.

El muchacho negó cualquier tipo de trauma o interacción sexual antes de la aparición del dolor. Pero, ya en el hospital, el examen físico dio positivo en sensibilidad escrotal difusa, intensificándose en sus epididimidos (las instalaciones de almacenamiento del cuerpo para el esperma maduro). Pero mentir es bastante común en los pacientes médicos, y finalmente el chico concluyó que había tenido varios de estos episodios antes de acudir a urgencias y que cada uno de los cuales fue después de 'sesiones' de besos y caricias con su primera novia.

Por lo visto, este dolor testicular ha ido en aumento, según otro estudio publicado por los doctores Granitsiotis y Kirk. Pero, ¿por qué sucede este dolor?

¿Pero porqué me duelen los huevos, doctor?

Este fenómeno sucede cuando la próstata está congestionada o hay vasocongestión, una acumulación de fluido en los testículos y la zona de la próstata causada por la excitación sexual prolongada en los hombres. Se suele notar como un dolor tipo retortijón y una hipersensibilidad en los testículos. Cuando un hombre se excita, el sistema nervioso parasimpático actúa y empieza a enviar más sangre a la zona genital (pene y testículos).

Mientras ocurre esto, hay otros músculos encargados de contraerse y de evitar que esa sangre fluya. De ese modo, se asegura una presión sanguínea lo suficientemente alta como para que se produzca una erección (¡tachán!). Pero, ¿qué pasa si no se alcanza el orgasmo? Esa sangre y el fluido linfático se acumulan y empieza a faltar el oxígeno. Eso se llama 'vasocongestión'. Por eso se produce el efecto de las 'blue balls', por una acumulación prolongada tanto dentro de la bolsa escrotal como en la zona prostática.

¿Cómo lo remedio?

Lo has adivinado: Corriéndote. Cuando eyaculas, tu sistema nervioso parasimpático detiene la acumulación de sangre en la zona, los músculos se relajan y el pene se vuelve flácido. Pero, si notas los efectos de las 'blue balls', haya orgasmo o no lo haya, estás perdido. Normalmente, el dolor suele durar una hora, aunque en personas mayores de 40 años, puede llegar hasta las 12 horas. Suele ser un dolor progresivo por lo que, en cuanto notes los primeros síntomas, eyacula o frena la erección. De ese modo, te salvarás de un buen dolor de huevos.