DMT, el alucinógeno que transporta a otra realidad

La N-dimetiltriptamina está presente de forma natural en el ser humano y podría estar relacionado con la regulación de nuestra conciencia

Quienes han probado drogas como los hongos alucinógenos o el LSD las describen como puertas a una perspectiva completamente diferente de nuestra realidad. El mundo de siempre pero visto como nunca antes. Sin embargo, existe una droga alucinógena llamada N-dimetiltriptamina, más conocida como DMT, que según quienes la han consumido no abre puertas a nuevos enfoques de nuestra realidad sino a nuevas realidades directamente. La entrada a otros mundos. Es por ello que Business Insider ha recogido los testimonios de algunos consumidores para que te hagas una idea del aspecto de estas supuestas realidades paralelas.

Fundirse con el espacio-tiempo, conversar telepáticamente con otros seres, dejarse guiar por seres espirituales, transitar en ambientes geométricos de colores, abandonar el cuerpo o experimentar la propia muerte. Los viajes de quienes han consumido DMT son diferentes, pero todos coinciden en haber vivido el acceso a un mundo nuevo: "parece que es el lugar del que todos venimos", "salir de una simulación", "despegue en un reino alternativo alienígena denominado hiperespacio" o "más real que la realidad".

Pero esta droga no es nueva. Se encuentra en muchas plantas y animales, incluidos los humanos, y lleva investigándose desde los años 50. Rick Strassman, el psicofarmacólogo que dirigió la primera investigación de DMT con humanos en los EEUU, cuenta a Business Insider que la presencia de DMT en nuestro cerebro podría significar que está involucrado en la regulación de nuestra conciencia y percepción del mundo, por lo que podría ser muy útil en la investigación y tratamiento de enfermedades mentales.

De hecho, muchos usuarios afirmaron al medio norteamericano haber encontrado, tras un viaje con DMT, la motivación para abandonar la idea del suicidio. No obstante, el consumo recreativo de DMT, ya sea fumada o inyectada, representa también un peligro para la salud. Según Talk to Frank, el sitio web de concienciación y asesoramiento sobre drogas, una mala experiencia con una droga como el DMT puede producir problemas de salud mental o empeorar problemas ya presentes. Una arma de doble filo de la que solo el tiempo y la investigación dirán si podemos sacarle algún beneficio médico.