Mechones desteñidos, ganchitos y pantalones de campana: así viví ser chunga en los 90

×Cerrar