Cómo El Brexit Podría Dejarnos Sin Conciertos Ni Festivales De Verano

Un mes después de la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea, sigue bailando la misma pregunta: ¿qué pasará ahora con todo esto del Brexit? La tensión continúa entre los ingleses y en toda Europa. Los cambios en las negociaciones afectarán a todos los ámbitos del país incluida la industria de la música. Incluso las bandas de música inglesas no entienden lo que ha pasado, y ya nos estamos acostumbrando a sus discursos de disculpa durante sus conciertos por la decisión de dejarnos y a las hordas de británicos con banderas de Europa en los festivales.

Reino Unido es uno de los mercados musicales más potentes de todo el mundo, y el Brexit podría cambiar el panorama por completo. Dependiendo de los acuerdos a los que se lleguen la situación afectará a todos los artistas anglosajones, e incluso a todas las relaciones musicales con el resto de Europa. El cambio de valor que sufrirá la Libra será algo inevitable, y las repercusiones afectarán cualquier exportación, incluida la de la música.

Conciertos y giras

Hace poco os contábamos que una de las razones por las que las grandes giras no pasan por España es porque estamos en el culo del mundo. Pero si ahora Reino Unido se sitúa fuera del 'club' europeo, con todas las ventajas monetarias que eso conllevaba, ¿quién va a querer acercarse si el coste de las entradas hará mucho más difícil llenar cualquier estadio de nuestro país? Los músicos británicos tendrán mucho más difícil salir de sus fronteras para mover sus creaciones, sobre todo los novatos.

Pero la cosa no se queda ahí porque, aunque todavía no se sabe hacia dónde irán las negociaciones en este sentido, si las bandas españolas ya lo tienen prácticamente imposible para rozar las listas inglesas y aparecer discretamente en alguna sala pequeña de Londres, a partir de ahora tendrán que tener mucha más repercusión mediática para que las fronteras se abran para ellos.

Festivales de verano

El turismo musical es otro de los cimientos que se está resquebrajando desde el referéndum. Festivales españoles como el FIB, el Primavera Sound o el recién nacido Mad Cool tienen un público británico por encima del 60% de la asistencia total. Crean paquetes especiales para ellos (mucho más económico que para cualquier habitante de la península) en los que incluyen vuelo, alojamiento y entrada al festival para tener asegurado ese porcentaje de aforo completo. Si los acuerdos restringieran fuertemente el tránsito de turistas entre los dos países, ¿hasta dónde se reducirían estos festivales de verano? ¿podrían llegar a desaparecer por falta de público? Es una opción más posible de lo que nos gustaría creer.

Ventas de música

Si hablamos de la venta física de discos (que está dañada por sí sola), los costes podrían aumentar todavía más debido a su proceso de producción. Las fábricas de vinilos y CD’s más grandes de Europa se encuentran en Alemania, Francia y España y su importación y exportación aumentaría considerablemente el precio del producto final. Y si a esto le sumamos las diferencias que podrían surgir desde el punto de vista de protección de datos, derechos de autor y copyright el jaleo puede ser bastante bonito, y la piratería crecería más aún (si es posible).

Pero no nos echemos las manos a la cabeza tan pronto, todo depende de los acuerdos a los que se lleguen entre Europa y Reino Unido durante las negociaciones y el follón parece que no acabará en menos de dos años. De momento disfrutemos de lo que hay y temámonos lo peor para la edición del Primavera Sound 2019. Dicen que si no tienes las expectativas demasiado altas, el golpe duele menos.