30 cosas muy molestas que se dicen durante una discusión

Puede ser tu madre, tu amigo, tu pareja o incluso tú mismo. Todos tenemos en nuestra vida a ese rey o reina de la discusión, el chantaje y el dramatismo colosal que sabe desquiciarnos hasta límites insospechados. Contra ellos, la batalla siempre está perdida y sus frases son yesca premium para encender la llama del mal rollo.

1. “Lo que tú digas”. Muy de pareja. Aparentemente la discusión ha llegado a su fin pero tras un silencio de aproximadamente un minuto por parte del receptor, el emisor arranca con una retahíla de reprimendas que van aumentando de volumen al tiempo que los ojos se le salen de las órbitas.

2. “Ok”. Seco, directo. Respuesta minimalista donde menos es más. Menos palabras, más cabreo.

3. Mierda del pasado. El arma de los rencorosos. En ella caben cuernos no cicatrizados, deudas, borracheras indecentes y cumpleaños de colegas a los que no fuiste alegando un secuestro.

Resultado de imagen de kidnapping gif

4. “Soy lo peor, más tont@ y no nazco. No te merezco. Todavía no sé qué haces conmigo”. Victimismo flagelativo.

5. "Cálmate". Entonces el dragón rompió sus cadenas, salió de su mazmorra, y calcinó todo a su paso. Los supervivientes de la masacre relataban entre llantos que nunca antes habían visto bestia igual.

6. “Mi casa, mis normas”. Frase de padre. En mi caso iba acompañada de amenazas como: “Yo tengo la sartén por el mango” o “Cuando tú vas, yo ya he vuelto”.

7. “Podías parecerte un poco a X”. Donde X es igual a su ex don perfecto, tu mejor amiga que siempre sacaba notazas, tu hermano o la infanta Leonor, ejemplo viviente de saber estar. En ese momento hasta el mocho de la fregona tiene más virtudes que tú.

8. “¿Pero a ti te parece normal?”. Mal uso de la retórica. Aparentemente es una pregunta sin respuesta ¡pero no! Él o ella quieren que contestes, que digas que no es nada normal y que lo que has hecho se emitirá en la nueva temporada de Cuarto Milenio.

Resultado de imagen de cuarto milenio gif

9. “Si ya me lo dijo mi madre”. La señora, que tiene complejo de vidente.

10. “Es que nunca me haces caso”, “Es que siempre haces lo mismo”. Adverbios de tiempo en modo hipérbole.

11. “Haz lo que te dé la gana”. Si quieres revivir el holocausto, hazlo.

12. “Tengo razón y lo sabes”. No tienes ninguna prueba fehaciente de que realmente la tenga pero tú asientes con la cabeza para ver si así se calla de una vez.

Resultado de imagen de yes no gif

13. “¿Tengo razón o no?”. Aquí ya no está tan seguro de que su postura sea la correcta así que busca tu aprobación, pero con trampa. Solo tienes dos opciones: decir que sí o llevarle la contraria y prepararte para otro maratón de reproches.

14. “¿Y, si tus amigos se tiran por un puente, tú también?”. Hombre mamá, pues si se trata de un fin de semana de aventura y hemos pagado unas clases de puenting, pues sí, me tiro.

15. “Porque yo a tu edad… bla bla bla”. Padres que aún no son conscientes de que desde que el euro llegó a nuestras vidas, irse de copas, al cine y estrenar zapatos ya no es posible con mil pesetas.

16. “Eres igual que tu padre”. Y no, tu padre no le cae bien.

17. Cuando te cuelgan el teléfono y te quedas sol@ gritándole al smartphone.

Resultado de imagen de shouting phone gif

18. “No pasa nada”. Una de las mentiras más grandes jamás contadas. Pasa, y mucho.

19. “No sé de qué me hablas”. Sí sabe, pero es tont@ y cobarde a partes iguales. Tont@ porque no tiene el suficiente ingenio para inventar una historia creíble y cobarde porque no tiene huevos a decir la verdad.

20. “Quiero dejarlo, no puedo más”. Lo gracioso es cuando te lo dice por olvidarte la pasta de dientes abierta.

21. “No te lo digo a malas pero…”. Pero zasca: doble golpe mortal con tirabuzón y rodillazo en las costillas acompañado de un extra de reproches y pullas varias.

22. “Como se entere tu madre...”. Amenaza barata de tu padre a causa de su falta de autoridad.

23. “Lo que dice Fulanita es verdad”. Recibamos con un fuerte aplauso al tercero en discordia. Ese amig@ tocapelotas cansado de su banal vida social que necesita un poco de salseo ajeno para dar emoción a su rutina.

Resultado de imagen de salvame gif

24. “Todo es culpa tuya”. Lo raro es que todavía no estés preso en Guantánamo. Desde la explosión del Big Bang tú, y solo tú, eres el culpable de todas las guerras, desastres climatológicos y desgracias del mundo.

25. “Pensaba que me querías”. Hello drama.

26. “Mascachapas, maldita bastarda, subnormal profundo, mal bicho…”. Y un sinfín de insultos más o menos creativos con los que intentas desfogar tu mala baba interior al quedarte sin argumentos.

Resultado de imagen de angry gif

27. “Y no soporto a tu madre”. El odio hacia la suegra es verbalizado a santo de nada. Cuando menos te lo esperas, una inofensiva discusión sobre el color de la sábana bajera saca a relucir rencillas con la familia política.

28. “Pero...”. Cuatro letras que dan el pistoletazo de salida a una avalancha de despropósitos de dimensiones épicas. Ejemplos: “Yo también te quiero pero cuando te pones así me das un ascazo terrible” o “Hij@, te perdono pero a la próxima te meto un chancletazo que te desheredo de la hostia”.

29. “Deberías”. Ya sea tu madre, tu compañero de piso o tu pareja, que te suelten un 'deberías' + verbo en infinitivo, te repatea los intestinos. “Deberías hacerme más caso”, “Deberías comer menos”, “Deberías valorar lo que hago por ti”...

30. Por último, la forma más cruel y tirana de acabar con una discusión y dejar al otro con la palabra en la boca: “Adiós”.

Resultado de imagen de angry bye gif