120 años de penetraciones filmadas: así ha sido la evolución del porno

El porno es considerado un género cinematográfico más. Aunque no hay películas que nos sirvan como testigo, este tipo de cine comenzó a principios del siglo XX. De hecho, el primer filme que se conserva data de 1907. Hacer un recorrido por toda su evolución es complicado, al menos, en un artículo. "Yo doy conferencias en las que explico eso en tres horas y me falta tiempo", nos explica Paco Gisbert el redactor jefe de la mítica revista erótica Primera Línea. Además de ser todo un experto en este género cinematográfico, a finales de año publicará un libro homónimo a su blog Historias del porno.

"Las diferencias que hay entre los pornos más antiguos y los actuales son enormes. Básicamente las mismas que hay entre las películas de los Lumière y las de ahora", cuenta. El más antiguo que se conserva es un corto de unos siete minutos llamado ‘El Sartorio’, que apareció aproximadamente entre 1907 y 1912 y que "parece ser que se rodó en Argentina". Fue la primera película que mostró primeros planos de sus protagonistas, tres mujeres y un hombre vestido de Satán, que terminan teniendo sexo a las orillas de un río.

No obstante, Gisbert aclara que esta no es la primera de tintes eróticos que perdura, ya que apenas unos años antes (1896) se rodó la francesa 'Le Coucher de la Mariée' en la que una mujer realiza un striptease antes de bañarse, el primero en la historia del cine, aunque, eso sí, no había relaciones sexuales. La cinta original duraba unos siete minutos pero el paso del tiempo ha hecho que solo se conserven dos.

Las primeras películas porno se proyectaban en los burdeles, clubs privados y en las casas particulares de reyes, burgueses y aristócratas: "el porno de primeros del siglo XX estaba financiado, en parte, por personajes como el rey Alfonso XIII o el Sha de Persia. La mayoría de las películas se rodaban para ser proyectadas en los burdeles mientras los clientes esperaban a que su prostituta favorita estuviera libre", señala el  de Primera Línea.

En esa época, producir y rodar películas era muy caro y no fue hasta mediados de siglo cuando la industria empezó a desarrollarse. "Hay que tener en cuenta que el porno comienza su proceso de legalización en los años 70. Hasta entonces no se puede hablar específicamente de cine porno porque lo que se filma tiene el único objetivo de excitar al espectador, no tiene una estructura cinematográfica como tal", prosigue el experto. De hecho, la época dorada de este formato en Norteamérica, mayor productor y consumidor de porno a nivel mundial, comprende aproximadamente desde 1977 hasta 1984. Son ocho años en los que hay "un montón de buenas películas", rodadas en formato de cine (35mm), con argumento y equipos técnicos propios del cine de 'Serie B' y en los que el porno tiene cierta consideración social.

Histori de una penetración filmada

De esta época es la famosa 'Garganta profunda', rodada en 1972 por el director Gerard Damiano, que se emitió en todo tipo de salas no solo en las establecidas como X. Esto preocupó a los sectores más conservadores de Estados Unidos que, viendo el éxito del largometraje, intentaron prohibirlo sin suerte. El actor principal, Harry Reems, fue condenado a 5 años de cárcel. Todas estas controversias provocaron que el público tuviera cada vez más interés en la película y las salas no dejaron de llenarse.

Gerard Damiano es uno de los directores que recomienda Paco Gisbert. Del mismo año que 'Garganta Profunda' recomienda también 'Tras la puerta verde', producida y dirigida por Artie Mitchell y Jim Mitchell, la primera película americana de distribución comercial. En ella, una joven es raptada e hipnotizada para utilizar su cuerpo como espectáculo erótico en un cabaret que se encuentra tras una puerta verde.

Historia de una penetración filmada

En 1983 se regula la exhibición de películas X en salas comerciales de España y se normalizó así el visionado de este género en las salas. En otros países, como Francia o los Estados Unidos, funcionan desde hacía casi 10 años. Fue en los '80 cuando la corriente surgida en la década anterior, similar al indie o 'Serie b', alcanza su máximo esplendor con películas de guiones más elaborados. Por el contrario, en los años 90 el guion pierde importancia para dársela a la 'acción'.

En esa época se llegaron a producir en España casi 300 películas eróticas completas (largometrajes) al año. De hecho, algunas de ellas se emitían en la televisión. "A partir de finales de la década de los 80, cuando el vídeo se impone como soporte de grabación, la calidad baja notablemente, aunque continúan habiendo buenas películas", analiza Gisbert. La aparición el DVD e Internet supuso una gran agitación la industria. El primero de ellos por las amplias posibilidades que ofrecía gracias a la mejora de imagen y sonido, además de la posibilidad de vídeos interactivos y contenidos extra. Internet, por su parte, cambió la forma de ver y consumir este género.

"Ya en este siglo, Internet cambia completamente la forma de entender el porno porque ahora se filman solo secuencias, en las que solo hay sexo y casi no hay películas". De hecho, solo los actores muy reconocidos pueden vivir de ello en nuestro país. En Estados Unidos "es otra cosa". En cuanto a dirección, no se ruedan películas en España a excepción de "lo que filman Erika Lust o Roberto Valtueña".

Eso sí, el cine X —como los otros géneros— ha evolucionado al ritmo que lo han hecho los avances tecnológicos:  "se hace hoy en día pensando en el consumo en Internet y, además, sigue intentando acercarse (desde hace muchos años) a producir el máximo placer en el espectador, sea por medio de la realidad virtual o sea por otros medios".